Las capacidades en un mundo de competencias. Pequeño homenaje a Martha Nussbaum

Existen pensadoras y pensadores que una vez los encuentras, te acompañan toda la vida. Te ayudan a pensar y a comprender el mundo que habitamos. Hablamos con sus ideas en susurros, escribimos con ellas e incluso llegan a forman parte de nuestras más firmes convicciones públicas. Son pensadoras y pensadores a los que volvemos una y otra vez; esperamos su próximo libro y siempre les guardamos un espacio privilegiado, para dejarnos seducir o para discutir con sus pensamientos, sus propuestas, sus sugerencias y sus propias dudas, en nuestros acelerados tiempos cotidianos. Martha Nussbaum, reciente premio Príncipe de Asturias en Ciencias Sociales, es una de estas maravillosas pensadoras. Aunque posee una obra extensa, en la que aborda la ética, la justicia, la sexualidad humana, los derechos, las emociones, el desarrollo y la importancia del cultivo de las humanidades para la supervivencia de la democracia, quisiera, en lo que sigue, centrarme en dos conjuntos de ideas. Me refiero a la idea de capacidades y a la función de las humanidades (o como se dice en inglés: liberal arts education). La idea de capacidad no es originaria de Martha Nussbaum, sino de su compañero por mucho tiempo, Amartya Sen, premio Nobel de Economía en 1998. Las capacidades designan lo que las personas son capaces de hacer y de ser, en relación a una idea de la vida vivida con dignidad. Las capacidades fueron propuestas inicialmente como sustitutas de la utilización de los ingresos como métrica exclusiva para comparar “la riqueza” de los países. Dicho de otra manera, el bienestar de una persona no puede ser la cantidad de bienes que consuma y no podemos medir el bienestar de un país exclusivamente por su producto interior bruto; sino que se encuentra, justamente, en las oportunidades que se le ofrece a cada ciudadano y ciudadana, y a la sociedad en su conjunto.

El bienestar se relaciona con dichas posibilidades, y con las elecciones que una persona y una colectividad tienen a su disposición para alcanzar acciones humanamente valiosas y para realizarse como seres humanos. La importancia de Nussbaum se encuentra en que ha ido mucho más allá de los enunciados propositivos de Sen; no solo ha entroncado lo que ella denomina el enfoque de las capacidades con el desarrollo humano y la justicia social de una manera clara y hasta radical, sino que se ha atrevido a plantear un marco de capacidades básicas.

¿Cuáles son esas capacidades? La lista más reciente recoge las siguientes: 1. Vivir (hasta el término de una vida humana); 2. Salud física; 3. Integridad física; 4. Sentidos, imaginación y pensamiento; 5. Emociones (sentir apego por las cosas y personas externas a nosotros mismos); 6. Razón práctica (formarse una concepción de bien); 7. Afiliación (poder vivir con y para los demás); 8. Otras especies (respetar el mundo natural); 9. Juego; y 10. Control sobre el propio entorno (político y material). Aunque cada una de ellas supone un compromiso enorme a nuestras sociedades, su realización no implica posibilidades únicas, sino múltiples. Son principios de actuación o de procedimiento que nos guían en nuestras decisiones y en nuestras acciones; y que deberían guiar las acciones y decisiones de políticos y docentes. Durante los últimos cinco años a los docentes en todo el sistema educativo español, desde Infantil a la Universidad, se les ha obligado a “programar” su docencia por competencias. Quienes recomendaban ahora las competencias no solo olvidaron lo que era (o había podido ser) el constructivismo, la pedagogía crítica o la reflexión en la práctica, sino que han estado proponiendo, en libros y conferencias, un concepto enormemente confuso, como si fuera la panacea con la que solucionar los problemas de la educación española, mejorando por fin y definitivamente su calidad. Sin embargo, como he reiterado siempre que he podido, la idea misma de capacidades posee una fuerza heurística que no tiene la idea de competencias. Podemos pensar sobre nuestra actuación docente, pensando con las capacidades que en nuestras aulas y centros de enseñanza hemos de desarrollar, generar, propiciar y apoyar. Mientras las competencias nos han enredado en un mundo de programaciones burocráticas que ha vuelto a replicar el de los objetivos operativos, las capacidades nos hubieran situado en el sentido de nuestro trabajo docente, en los valores ciudadanos, en las posibilidades humanas que tendríamos que proteger y educar en nuestro alumnado. La segunda idea es quizás más atrevida que la de capacidades, porque Nussbaum, con la defensa de las humanidades, ha propuesto tres claves básicas que las universidades tendrían que colocar como centro de la formación de futuros universitarios. Estas tres claves, que completan la de los contenidos disciplinares, son: el examen crítico de uno mismo y de las tradiciones propias; la vinculación con los seres humanos por lazos de reconocimiento y preocupación mutua; y la extensión de la imaginación narrativa, es decir, de la capacidad de ponernos en lugar de otra persona. Frente al Programa Tuning en la Universidad, que no ha sido otra cosa que empresarializar la enseñanza universitaria, convirtiendo el conocimiento en tanto mercancía (la así llamada economía del conocimiento) como el único conocimiento admisible, la propuesta de Nussbaum nos devuelve a la dignidad en la formación de nuestros universitarios. Déjenme terminar enfatizando que estas ideas no son algo baladí, que tendríamos que tomarlas muy en serio; al menos, porque, desgraciadamente, 2.200.000 niños y niñas de este país nuestro que viven en hogares por debajo del umbral de pobreza no tendrán ni la más mínima oportunidad de desarrollar sus capacidades. Y esto sí es una vergüenza nacional ante la que no podemos permanecer impasibles.

(Publicado el 31 de mayo de 2012 en ESCUELA Núm. 3.947)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s