La Ina en la Sociedad del Conocimiento

Cada vez que se habla de la sociedad del conocimiento se nombra al mercado o el valor del mercado (con los conocidos desastres que está provocando) o bien, en el mejor de los casos, se hace hincapié en la importancia de la tecnología, específicamente las tecnologías digitales, que es como nombrar al mercado, de nuevo, pero por otras vías. Pocas veces, realmente los debates se centran en el conocimiento, en su incremento, extensión y en lo que sin duda se ha convertido en un signo distintivo de la evolución humana, su adquisición por las nuevas generaciones.

Dicha adquisición o, como decía el pedagogo Lawrence Stenhouse, la inducción de las generaciones en la cultura y el conocimiento que la humanidad ha ido elaborando, es un trabajo más complejo del que nuestros opinadores mediáticos y la mayoría de nuestros políticos piensan; pero, afortunadamente, tenemos a
maestros y maestras de escuelas públicas como el CEIP La Ina, que cada año se proponen esta tarea. Está claro que si sólo fuera así, no tendría que ser más remarcable; en realidad, La Ina, como cualquier escuela pública estaría cumpliendo con su responsabilidad. Una responsabilidad que por el hecho mismo de ser escuela pública –no lo olvidemos- y maestros y maestras públicos, tienen con la sociedad a la que sirven puntualmente; sin interés comercial alguno y pensando en los más desfavorecidos, dicho sea de paso. Pero en La Ina concurren unas circunstancias que hacen que esta labor sea especial. Por un lado, allí la sociedad del conocimiento se ha convertido en lo que da sentido a su
pedagogía. Enseñan y educan para que nuestros hijos e hijas, puedan comprender el mundo en el que viven, el inmediato y el distante. No se trata de repasar cansinamente los libros de texto sino de acceder al conocimiento de una forma creativa y gozosa, de utilizarlo para interpretar, explicar e incluso, cambiarlo. Están firmemente decididos a que el contexto de vida de su alumnado sea un ámbito fundamental para comenzar ese viaje hacia el aprendizaje vital y significativo.

En segundo lugar, La Ina también está en la sociedad del conocimiento porque es consciente de la importancia que tiene la cultura digital y las tecnologías digitales para acceder al conocimiento. Con una salvedad: en su caso no es la tecnología -el aparato o el cachivache- el que dicta la metodología, sino al revés: el lugar de la tecnología viene determinado por la pedagogía que defienden. Créanme si les digo, que este cambio de enfoque no es baladí. Tenemos una escuela que se arriesga por lo más importante: desarrollar el pensamiento para pensar con el conocimiento en una sociedad que cambia. Su última aventura pedagógica, que no es más que la continuación de una larga lista de un asombroso y feliz despliegue de creaciones e innovaciones pedagógicas,
ha sido participar en ese nuevo ámbito abierto al conocimiento denominado Wikipedia.

Durante el curso pasado se plantearon y lograron que la presencia de esa pequeña pedanía de Jerez, apareciera con voz renovada en la Wikipedia. Pero no se confundan; es cierto, que la Wikipedia se convirtió en un elemento clave de su trabajo; un trabajo en el que los niños y niñas, buscaron, seleccionaron y organizaron información, es decir, elaboraron y crearon conocimiento. Lo que a mi juicio posee una cualidad sobresaliente y destacable, es que se llevó a cabo sobre cuestiones importantes, vitales y esenciales de ese pequeño enclave. En los Galgos, en los Caballos, en el Callejero Humano que elaboraron y en los cuentos e historias que recogieron, esos mismos niños y niñas, estaban representados, junto con sus familias, su pasado y su vida. Lo cotidiano adquirió un significado y un valor nuevo en que se vieron a sí mismos y se sintieron de un modo distinto, por fin reconocidos. Algo que nada ni nadie, ténganlo por seguro, les podrá hurtar nunca.

Hay muchas maneras de estar en la sociedad del conocimiento; algunas parecen determinadas a alejarse del mismo, a no estar en él, aunque nos hagan creer lo contrario. Pero el CEIP La Ina, no sólo está sino que participa de ella, la transforma y con ello, sus niños y niñas, se transforman, abriendo sus mentes y sus corazones a un nuevo mundo del que son parte y actores privilegiados. Al fin y al cabo La Ina, es una escuela pública que ha asumido la responsabilidad pública y civil de educar como el derecho inalienable que es de su alumnado y de sus familias.

Publicado en Diario de Jerez ● MARTES, 8 DE NOVIEMBRE DE 2011

6 Respuestas a “La Ina en la Sociedad del Conocimiento

  1. En Uruguay tenemos muchas escuelas, algunas en el medio del campo, con maestros que contra todos los pronósticos, hacen de la ellas un lugar disfrutable y la búsqueda de conocimiento en una aventura compartida.
    A veces usan sus pequeñas laptop, otras no.
    Luego los niños se van, y entre risas y juegos se suben a sus caballlos y regresan a sus casas, cargando con sus mochilas escolares, llenas de sueños. Por supuesto que esto posee luces y sombras, pero aún así creemos que vale la pena seguir renovando nuestro diario compromiso con la educación.
    Comparto este link que ilustra muy bien la situación de mi país y sus educación pública.

  2. Parece muy interesante la experiencia en esta escuela de la que hablas. También me gusta el planteamiento de que sea la opción pedagógica la que determina las herramientas digitales a utilizar, en un tiempo en que parece que lo primero son las TIC y que no hay renovación pedagógica se no se parte de ellas.
    Si me permites una sugerencia, hubiera estado bien que añadieras algún enlace a alguno de los trabajos concretos que hacen en este colegio.

  3. Formar ciudadanos informados, críticos y comprometidos también es un objetivo loable. Y a la vista de cómo las TIC están transformando nuestra sociedad, no será posible si no manejan la tecnología de manera adecuada. Y “de manera adecuada” no es solo “técnicamente adecuada” es también “intelectualmente adecuada”. Lo explico. Buscar en Google es muy fácil. Saber qué es falso y qué es verdadero entre lo que encontremos, o qué fuentes merecen más crédito que otras, no es una habilidad mecánica, es fruto del conocimiento y la experiencia. LA Wikipedia es fantástica, pero saber qué contiene errores y que hay que contrastar la información también es un buen aprendizaje.
    Es más, enseñar que ellos y ellas, los alumnos, no solo son consumidores pasivos de información de libros de texto, sino creadores de conocimientos y que, además, está bien compartir lo que uno/a sabe con los demás sin mediar recompensa, son otros dos aprendizajes importantes.

    Mi enhorabuena al Claustro de La Ina🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s